CARAVANAS, GLOBALIZACIÓN  Y CRECIMIENTO POBLACIONAL


18 de Diciembre de 2018 Día Internacional del Migrante


Pablo Antúnez


Palabras clave: Crecimiento poblacional, pobreza extrema, crisis humanitaria.


Para entender las migraciones tanto de los africanos hacia Europa como los Centroamericanos hacia Norteamérica, precisa considerar varios factores; por ejemplo, el crecimiento demográfico. De esta forma, los países involucrados podrán implementar estrategias y políticas públicas apropiadas.

A pesar de las medidas implementadas desde las últimas décadas del siglo XX (Jankilevich, 1992), el crecimiento poblacional sigue una tendencia creciente. La Agencia Central de Inteligencia de estados Unidos reporta una tasa media de natalidad de 1.7 por cada muerte (Census-gov 2018). En octubre de 2011 la población humana alcanzó los 7.000 millones, y para diciembre de 2018 ya hemos superado los 7540 millones (Pop-Matters, 2018).

Ahora biem ¿qué países tienen más habitantes? La lista la encabezan China, India, Estados Unidos, Indonesia y Brasil; no obstante, las tasas de natalidad en los países en vías de desarrollo no son bajas, sino mantienen crecimientos con tendencias exponenciales (Census-gov, 2018).

La migración de las personas (una por cada 29 segundos) en busca de una mejor condición de vida, no tiene una solución fácil si se toma en cuenta que más de 80 millones de los nacimientos ocurren en situación de pobreza, en su mayoría en pobreza extrema. Referimos a países de África, Centro-América, Oriente Medio y partes de Asia. La población de Honduras, por ejemplo, pasó de poco más de 6 a 9. 2 millones de 2000 a 2018 (USA Trade Online).  A las problemáticas de los países con altos índices de pobreza, se deben añadir otros dilemas sociales como el abandono infantil, madres adolescentes,  inseguridad y otros más. Ante este escenario ¿a quién se le debe exigir una solución inmediata?
Por otro lado, los tomadores de decisiones deberían incorporar en sus agendas soluciones integrales a largo plazo donde se incluya educación, capacitación y concientización.

En las redes sociales, la gente hace juicios muy elementales ante estos fenómenos migratorios recientes sin considerar todas las vertientes; por ejemplo, los problemas que los países o ciudades huéspedes enfrentan ante la llegada masiva de los migrantes. El siguiente video puede servir de ayuda para entender las otras aristas del fenómeno migratorio que los países migrantes pocas veces consideran sin caer:





Referencias
______________________________________________
Jankilevich, S. (2012). Las cumbres mundiales sobre el ambiente Estocolmo, Río y Johannesburgo 30 años de historia ambiental.
Census-gov  (Measuring America's People, Places, and Economy) (2018), https://www.census.gov/popclock/. Consulta:18 de Diciembre 2018
Pop-Matters (2018).  http://populationmatters.org/. Consulta: 18 de Diciembre 2018

el juicio de los elegidos

LA VOZ DE LOS ELEGIDOS  EN LAS REDES SOCIALES

Pablo Antúnez

El humano, por naturaleza, tiende a predecir de manera anticipada los fenómenos que lo rodean o al menos le gusta pensar que lo puede hacer. Es de las cosas más atrayentes e interesantes del hombre racional; no obstante, existen dos clases de hombres bajo esta perspectiva: (1) quienes usan la razón y los sentidos para intentar explicar los fenómenos, y 2) quienes usan parcialmente los sentidos para explicar las cosas. En este último grupo encaja la mayoría de quienes se asumen como correctores políticos en los tiempos actuales.

Podría decirse que Juzgar en público es una sutil confesión de ciertas debilidades y fortalezas. Pero el prejuicio es diferente. El prejuicio es una formulación anticipada de un concepto sobre algo o sobre alguien. Muchas veces sin conocer las causas ni las consecuencias. Sin conocer a la persona. Sin considerar la naturaleza o las circunstancias. El prejuicio se niega. Es una sombra que aniquila y mata. Por esta razón los correctores políticos, y en particular, los que se asumen como “los elegidos” y portavoces de los planteamientos económicos, éticos y estéticos en turno, lo niegan.

El elegido necesariamente debe usar una máscara porque carece de identidad ideológica. El elegido también usa máscara porque todos los elegidos la usan. El elegido emite el juicio sin quitarse la máscara porque de otro modo no tendría valor de hacerlo.

Al elegido también le duele el prejuicio. Lo tortura, lo roe y busca algún alivio. En esta era digital, el elegido tiene a la mano un medio fácil: las redes sociales. El elegido debe esperar como una hiena para atacar en grupo. Siempre en grupo. Por regla general, un personaje público. La víctima debe estar herida, de otro modo, el elegido es incapaz de atacar. No se atreve. No tiene valor.

El elegido niega y oculta que tiene un prejuicio porque sabe que lo disminuye como persona. Que lo hace menos. Por eso se justifica. Por eso usa las palabras co-rrec-tas según los planteamientos económicos, éticos y estéticos en turno. Al elegido no le interesa cambiar su conducta sino las palabras porque busca la aprobación social.

Matemáticas de género


¿qué tan libre e independiente es la ciencia en estos tiempos?

Arte, literatura y algo más comparte

un texto publicado por disidentia
titulado MATEMÁTICAS DE GÉNERO.



Fernando Díaz Villanueva


Palabras clave: ideología, feminismo, patriarcado, feminista, ciencia, movimientos progresistas


La inteligencia humana es uno de los grandes misterios cuyos secretos la ciencia no ha conseguido desvelar del todo. No es ya llegar a una definición satisfactoria de la inteligencia misma, sino como gradarla. Sabemos que estamos ante alguien inteligente, pero muchas veces no podemos explicar bien por qué, ya que la inteligencia es un conjunto de rasgos no precisamente fáciles de categorizar, cuantificar y cualificar.

Lo que si se ha observado es que entre los hombres hay más variabilidad que entre las mujeres, es decir, que hay más idiotas y más genios. A este fenómeno los científicos han dado en llamarlo Gran Hipótesis de la Variabilidad Masculina. No es algo nuevo. Charles Darwin ya lo observó en sus estudios del mundo natural hace más de un siglo. El padre de la teoría evolucionista apreció que hay más variabilidad en un sinnúmero de especie tan dispares entre sí como los pavos, los salmones, las avispas o los primates.

En nuestra especie también se da esa peculiaridad. Los varones están sobre representados en los extremos de la tabla cuando se categorizan variables como la inteligencia, el peso al nacer o en pruebas de aptitud como la lectura o las matemáticas. Eso llevado al mundo real se traduce en que hay más premios Nobel entre los varones, pero también más asesinos.

Los datos están ahí para quien quiera echarles un vistazo. Desde que empezase a entregarse el premio Nobel allá por 1901 se han concedido un total de 896 galardones. Sólo 49 los han ganado mujeres, un 5,4%. De esos 49, 31 correspondieron a las categorías de Literatura, Paz y Economía, que son los Nobel más políticos, menos atados a méritos concretos fácilmente objetivables como la química, la física o la medicina.

Podríamos pensar que esta diferencia tan grande se debe a que las mujeres no han tenido acceso a la educación superior. Pero esto no es todo cierto, al menos desde la segunda mitad del siglo XX en los países del primer mundo, que son lo que copan el 98% de los Nobel concedidos desde su fundación.

Una relación similar encontramos en la población reclusa. En 2017 había en España 58.814 personas encarceladas, de las cuales 54.449 eran hombres y 4.365 mujeres, es decir, el 8%. Porcentajes similares encontramos en otros países como Estados Unidos, Alemania o Francia.

Hasta aquí todo correcto. Todos sabemos que hay más presos que presas y que los ganadores de premios Nobel suelen ser hombres. Lo que los científicos se preguntan es por qué. Theodore Hill, un prestigioso matemático estadounidense del Instituto Tecnológico de Georgia, se puso hace un tiempo a investigar este tema. Junto a Sergei Tabachnikov, profesor de Matemáticas de la Universidad del Estado de Pensilvania, presentó un argumento matemático basado en principios biológicos y evolutivos para explicarlo.

Hecho esto Hill y Tabachnikov pensaron en publicar sus conclusiones con un paper científico en la revista Mathematical Intelligencer dentro de una sección llamada “Punto de vista”, en la que suelen abordarse temas controvertidos y abiertos al debate. El manuscrito fue sometido a varias revisiones y finalmente aceptado para su publicación en abril de 2017.

Todo perfectamente normal, así es como funciona el trabajo académico y las publicaciones científicas. Tan seguros estaban que Tabachnikov se permitió incluso difundir un avance en su sitio web para que sirviese de cebo a la espera de que la revista lo llevase en la edición antes de final de año.

Ahí comenzó el drama. Una asociación de la Universidad de Pensilvania llamada Women in Mathematics montó un tercer grado a Tabachnikov acusándole de apoyar “un conjunto de ideas muy controvertido y potencialmente sexista”. A partir de aquí el asunto enloqueció. Empezaron a volar los correos electrónicos y las denuncias. Como guinda, la National Science Foundation (NSF) solicitó a los autores que su nombre fuese eliminado de inmediato del apartado de agradecimientos.
Al parecer la presidenta de Women in Mathematics había escrito una carta a NSF acusando a los autores de “promover ideas pseudocientíficas”. Ese mismo día la editora jefe de Mathematical Intelligencer, Marjorie Wikler Senechal, les comunicaba que rechazaba el artículo a pesar de haberlo aceptado para su publicación tras cumplimentar todos los trámites un año y medio antes. La razón que dio a los autores era que le habían advertido varios colegas que la publicación “provocaría reacciones extremadamente fuertes“.


A cambio les propuso participar en una mesa redonda para debatir sobre el tema, pero ni eso al final pudo ser porque la caza de brujas hacia Hill y Tabachnikov elevó tanto la temperatura que un asunto académico entre matemáticos terminó en una campaña en Facebook contra los autores del paper. Algo simplemente inaudito en el aséptico y ordenado mundo de las matemáticas.

Hill, ya retirado y sin miedo a quedarse desempleado, publicó el artículo de marras el pasado 28 de agosto. Sólo lo firma él, Tabachnikov se ha caído de la autoría por razones que son fáciles de entender. El paper, alojado como un PDF en el Archivo de Matemáticas Online está disponible aquí. Juzgue el lector si es digno de semejante persecución.

Una abracadabrante historia como esta, que de por sí merecería un reportaje en televisión, ha pasado desapercibida. No es la primera, no será la última, es simplemente una más. La academia en Estados Unidos hoy tiene que lidiar con esto. Los investigadores agachan la cabeza y continúan su camino confiando en que la turba no se fije en ellos.

La corrección política, que ya ha hecho estragos en el periodismo y los estudios de humanidades, se está adueñando de áreas donde, más que opinar, se exponen tesis científicas debidamente fundamentadas. El estudio de Hill y Tabachnikov, en el que no entro porque carezco de los conocimientos matemáticos para entenderlo, no pretende ser una verdad absoluta. Es una simple hipótesis científica expuesta respetando escrupulosamente la metodología que le es propia a la ciencia. No hay nada censurable, si sus conclusiones no son ciertas la comunidad matemática puede falsarlas empleando la misma vía.
Pero no ha sucedido eso. Se ha politizado un asunto porque simplemente no gustó a dos profesoras cuando leyeron un avance de un artículo que aún no se había hecho público. En lugar de esperar y luego rebatirlo han empleado tácticas matoniles y de puro agit-prop, como amenazar veladamente a la NSF (entidad muy generosa con las becas a la investigación) y a la revista Mathematical Intelligencer.
Han convertido, en definitiva, en político algo que no lo era. No han podido evitar su publicación porque Internet es muy grande. De hecho ahora se leerá mucho más de lo que lo hubiese hecho en un simple journal para matemáticos, pero el aviso está ahí.
Antes de meterse en camisas de once varas los que vengan detrás de Hill saben a lo que se exponen. Saben de antemano que hay ‘no-go zones‘ en la ciencia, áreas enteras que están vedadas y en las que uno sólo puede aventurarse por su propia cuenta y riesgo. Hill es ya un profesor emérito de 75 años con la jubilación resuelta. Tabachnikov, un matemático ruso emigrado a Estados Unidos, es más joven y todavía depende de la universidad para poder pagar las facturas. Esta y no otra es la advertencia. El que cuestione los dogmas se verá en problemas primero y luego con la muerte profesional y civil.


No tratan ya de jibarizar el debate, sino directamente de eliminarlo. Lo han conseguido en el ámbito mediático, donde la disidencia se paga muy cara. Están ahora con el académico. Cuando la intimidación y la censura provienen de las mismas instituciones que deben alentar la investigación y el debate es que algo muy importante está muriendo.Texto tomado de la página ofical de disidentia.com

Artículo del Dr. Theodore P. Hill https://arxiv.org/pdf/1703.04184.pdf


Debate y discusiones en torno a este tema

Academic Activists Send a Published Paper Down the Memory Hole: Aquí el texto del autor principal en Quillette

Tú y yo tenemos un invierno pendiente


&



MEMORIA 7

Marcela 
mi Marcela                  
hervimos nuestras ganas 
en ese olor a eternidad
porque sabíamos
que el futuro no cabía en nuestro tacto.





[RECORDATORIO 1]

Conserva el envés de mi caricia 
Con el idioma de tu último suspiro.
                                   

                                  



 “Fuera de Cualquier paraíso habitual” Instituto Municipal del arte y cultura de Durango, 2014
*Imagen:  "Esas vidas" del pintor Ricardo Fernández Ortega


Dramas en yo sostenido para una libertina


DRAMAS EN RE SOSTENIDO
 PARA UNA LIBERTINA
______________________________________

Estos poemas fueron tomados de la revista
La Colmena, (97), 1-16. 2018

Pablo Antúnez



A VECES [2]


¿Quién no deletrea su nombre mientras se recuesta a la diestra de Alguien?
Me he comprado otro pie,
este pie no tiene la virtud de dar pasos al oriente

ni puede detenerse en el aire al cruzar la puerta de un templo.

Este pie se adhiere a mi nombre
para conservar la luz de las hojas.

&

A veces,

basta abrir la boca

beber el néctar que se nos da sin abrir los ojos siquiera;
a veces,
precisa cortarse la voz

volver la vista
antes de dar el primer paso

y cerciorarse si no hemos olvidado algún sueño sobre la mesa del lunes.


DRAMA EN YO SOSTENIDO PARA UNA LIBERTINA

Rojo, verde, rojo verde, rojo, rojo, rojo... Tus senos, Marcela,
pensemos que sacian mi sed 
y yo sé que la sacian, pero pensemos
tus pezones son dos flechas que apuntan al centro del universo.

Pensemos que son órdenes de cruzar el cielo

y pensemos que hemos conseguido hacerlo

o al menos cruzar nuestras piernas;
quiero decir,  Marcela:sal de tu casa de una buena vez, bajemos al sótano
y fallemos allá como dos animales.

&

Pensemos que estamos en el sótano copulando y cae un meteorito.
Los animales, incluyendo los hombres, desaparecen.
La tierra se vuelve desierta y triste.

Angustiados por la catástrofe, rodamos quedito de la cama.
Nos miramos fijamente y tomados de las manos
improvisamos aquel fragmento del oratorio de Handel.

&

Pensemos que duermes
mientras duermes, sueñas.
En el sueño te elevas despacio.
Karajan y sus muchachos interpretan algo grandioso.
Una flor de loto cae en tu vientre
,
respiras el aroma de la flor

y sonríes.
De pronto despiertas,
pero aún sigues sonriendo.

HOMENAJE A UNA GATA QUE SABE MAULLAR

La primera vez que te vi fue por las escaleras de la biblioteca central de la universidad. Tu larga cola se extendía sobre una libreta roja como delimitando tu siesta felina. No me viste llegar, pero al pisar los últimos peldaños acabó por llamar tu atención y volviste la cabeza.
En el último escalón había una mujer con un sobre amarillo entre las manos. Sin duda venías con ella. Pasé cerca de ti y parecías contener la felicidad con tus movimientos inacabados.
Caminé hasta el cubículo siete donde más tarde llegaste. Después de empujar mi computadora con tu cola, te acomodaste sobre la mesa.
Tus ojos alegres se instalaron ante los mío
y me dieron ganas de prestarte mi voz.
Después. Mucho después,

te bajaste de la mesa y te fuiste sin decir miau.

HOMENAJE A UNA CAMARERA

Ella

es 

siempre una constructora de laberintos dentro y fuera de la cama.
Y no se ama a
ella

sin haber contado las piedras de su último laberinto.
Construye a menudo para

ella

pero a menudo, es también para un hombre.

Y no, no le basta con edificar su obra:

ella

sale en busca de una presa que ha de sacrificarse al incendiar el laberinto, porque todo laberinto salido de sus manos
termina en llamas azules.

HOMENAJE A UNA FOTO COLOCADA SOBRE UN LIBRERO

Estarás tendida en la cama con los ojos abiertos
escuchando las gotas que afuera caen
mientras tus brazos y muslos se elevan despacio bajo la sábana.

Una mecha se enciende en tu cuello y suspiras.

Te detienes al borde de aquel incendio que nos sostuvo: cierras tus ojos y sonríes.

Tus manos y boca buscan el instinto de ambos.
Quieres pensar en la lluvia, pero te cuesta trabajo.

Te pones de lado. Ahora la sábana roza tu cadera
mientras tus ojos barren la foto del librero:

tú colgada de mi cuello

y viajas en aquellos recuerdos tan queridos.

Estiras tus brazos. Qué ganas de elevarte: escapar de la atmósfera que oprime tus pulmones.

Te dices: qué calor.

Sabes que afuera el aire fresco galopa.

¡Qué ganas de tirar la sábana y gritar mi nombre!
Qué ganas de extender las piernas;

de sentir mis brazos rodeando tu cintura.

Qué ganas de devorarme con tu bestia florecida;
de hundirme en tu licor ardiente. Qué ganas.
Te acomodas bocarriba,

detienes la vista en el techo

y el mundo cabrón gira como si nada.


HOMENAJE A UNA ACTIVISTA DE VERACRUZ

¡Ay de la madre!, tan sola, tan sin nombre,
una hoja que cae en la polvareda,

un pez en la boca de un tiburón.

¡Ay de su hijo!, tan huérfano,
tan nadie, una letanía en la calle,

un mosquito alcanzado en el aire por una palma ardiente.
Ay de la madre y su hijo,

tan sin nombres,

los dos cayendo entre el polvo, tan solos,

tan sin nombres en la calle.

Mismo camino,

silenciados por los mismos canallas,

con una bala, con una bala.




________________________________________________________________
Referencias

Antúnez, P. (2018). Dramas en yo sostenido para una libertina. La Colmena: Revista de la Universidad Autónoma del Estado de México, (97), 1-16.
*Ilustraciones de Virginie Bocaert