TRES POEMAS INÉDITOS



                                                               |Everardo Ramírez Puentes





~~~~ & ~~~

Habla ahora o nunca más solitaria voz tímida como el perfil de una paloma oculta en la torre de la memoria donde los ángeles una y otra vez aletean sobre las cúpulas con el invierno metido en sus frágiles huesos con las premoniciones en su memoria edénica donde nunca habrá apocalipsis ni Abraham blandiendo el cuchillo sediento de cuellos filiales, ni mártires devorados por leones heréticos o fuego ciego de luz; habla voz, tímida como la flor nocturna, recuérdala como era, como vencía de una sola mirada las pesadillas, como fundaba reinos donde sólo había escombros, ruinas, despojos, habla tímida voz con tu color de granada, con tus matices brillantes de Celacanto olvidado. Nómbrala, pronúnciala, con todas su letras capitulares, con toda su gótica mirada de crepusculares corolas cubierta; que sean los dominios de sus manos no un adiós, sino la invitación al viaje en una geografía prolongada en sus palmas donde la vida y la suerte anudan sus nidos como rientes golondrinas. Nombra voz mía su querible nombre de sílabas milenarias de arena y flores, no sea que los ángeles pierdan su vuelo, que las cúpulas se quiebren como las ebrias ánforas de Canán, que el olvido me la arrebate con sus arrugas de viejo desdentado. Nómbrala antes de que el desencanto me aniquile con sus gritos de piedra y espinas. Tal vez su nombre sea la invocación de Dios, del Universo y entonces yo me pueda salvar del abismo ineluctable. Habla di su nombre. Siempre una mujer me absolverá del remordimiento de no haber sido aunque Heidegger diga lo contrario. Di su nombre. Di su... Di. D.........



LOS MENSAJEROS

I.
La Viuda Negra llegó una limpia mañana de verano.
tejía con paciencia en su eterno monólogo
de novia despechada, de oscura Penélope
oculta entre los círculos concéntricos de la nada.



II.
Pesada planeó entre las ramas del mandarino,
sus alas eran el roto velamen de un naufragio,
buscó la sombra húmeda de las piedras
y en el lento crepitar del medio día dejó
escapar su imperceptible aullido. No era el cuervo de Poe,
era la Mariposa Negra de la melancolía.



III.
Sobre la dura portada de un antiguo texto
el alacrán simulaba un perfecto ex libris
inmóvil, presto vengador de la prehistoria
blandió sus mandíbulas en amenazante gesto.
No hubo más, sólo el silencio de su aterradora sombra.



IV.
Las cortinas se levantaban en la respiración de la mañana.
El sol era apenas un nimio girasol en la plenitud agraria de las nubes.
Un sacudimiento de alas y hojas secas detuvo las neuróticas manecillas
del reloj en la pared. Una libélula con toda la prosapia de su linaje carbonífero
me asediaba. ¿Algo gritaba en su salvaje huida?




V.-
Los mensajeros.
Qué nuevas traen de sus regiones ignoradas.
Qué arcanos ocultan entre las grafías herméticas de
sus impronunciables lenguas.
Será tarde ya, aunque los mensajeros siempre lleguen puntuales a la cita.


~~~ & ~~~

Lógica llana en territorio apache
He aprendido a contar
los granos de luz tirados
en la calle.
He aprendido a nombrar las cosas
por su olor, a dejar sin avisarte
los últimos rescoldos de la noche,
a pronunciar tu nombre
sin conocer el rostro de tu historia.
Hay un fósforo sin luz en mi memoria,
una ceniza torpe envuelta en
enigmáticas grafías.
Hay un sol oscuro
de erizados huesos,
una luna que lame la sangre de los sueños.
He aprendido sin dudar
la última sílaba de tu nombre,
la última palabra que dibuja el lento
adiós y la innombrable sombra de tu perfil
en el crepúsculo infiel que apuñala
la primera mirada de la noche.




 ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Everardo Ramírez Puentes

Narrador, poeta y promotor de lectura.

Es autor del poemario Poemas para no sentirse derrotado (ICED, 2003), del libro de cuento Las Moscas llegan en el verano (ICED, 2012) y de varios ensayos publicados en suplementos culturales y revistas. 
Conduce el programa "Literario” de TV UJED de la Universidad Juárez del Estado de Durango.

0 comentarios: